Petizo Argentino
Petizo Argentino
 

 
El Arabe
Español o Andaluz
Angloarabe
Azteca
Berberisco
Costarricense de Paso
Cuarto de Milla
Criollo
Criollo Brasilero
Criollo Chileno
Falabella
Frison
Hannoveriano
Holstein
Lipizzano
Lusitano
Oldenburgues
Paso Fino
Paso Peruano-Argentino
Petizo Argentino
Polo Argentino
Pura Sangre de Carreras ( SPC )
Silla Argentino
Silla Americano
Silla Brasilero ( Mangalarga )
Silla Frances
Trakehener
Westfaliano
Tiro Argentino
imagen
El registro genealógico de la raza se abrió en 1982, y bajo esa denominación fueron englobadas todas las variedades de petisos existentes en la Argentina. Se reconocen tres tipos: petiso propiamente dicho -producto de la cruza de razas mestizas y raza criolla con pony Shetland y pony Welsh-, petiso Shetland y petiso Welsh, que mantienen ambos sus características raciales desde hace siglos. Es un animal ágil, activo, de formas armoniosas y equilibradas. Su pelaje es tupido y variado, con excepción del tobiano. De patas sólidas, cabeza y orejas pequeñas, cuello ancho y excelentes aplomos, el Petiso Argentino se destaca por su mansedumbre y suele ser utilizado como animal de tiro.
Su tamaño y su mansedumbre lo hacen un caballo ideal para que los niños hagan sus primeros años de aprendizaje sobre ellos, para luego pasar a caballos de mayor envergadura.
Son caballos muy resistentes y se mantienen todo el año en muy buen estado, por lo que pueden estar todo el tiempo al aire libre sin necesidad de estabulación.
La doma se realiza a partir de los tres años y en pocos meses se entregan por completo.
Han demostrado una gran agilidad y velocidad en las carreras de cañas o estacas donde suelen competir exitosamente contra otras razas.
En todo el mundo es frecuente que los niños a partir de los seis años compitan en salto y adiestramiento en petisos deportivos.